logotype

Tweets

Pacto contra el Antigistanismo

Pacto Contra El Antigitanismo

Estrategias de Intervención en Materia de Salud con la mujer Gitana

Estrategias de intervención

Estrategias de cooperación con las Mujeres Gitanas

Estrategias de cooperación

Las Mujeres Gitanas de Hoy

CD interactivo mara

La sociedad gitana en la prensa Andaluza

La sociedad gitana en la prensa andaluza

QUEJA OFICIAL DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA A LA RAE POR LA ACEPCIÓN PEYORATIVA DEL TÉRMINO "GITANO"

La movilización de FAKALI se ve correspondida con la formalización del compromiso adquirido por la Consejera de Igualdad, Salud y Políticas Sociales, María José Sánchez Rubio, de exigir la retirada de "trapacero"

La Federación Andaluza de Mujeres Gitanas Y Universitarias de Andalucía no ha dejado de expresar su más enérgica indignación en nombre de todos los españoles gitanos y gitanas contra la Real Academia de la Lengua por incluir la acepción “trapacero” en la definición del término “gitano” en la 23ª edición de su Diccionario de la Lengua Española, publicado el pasado 20 de octubre de 2014.

 

Desde que tuvo constancia de tal afrenta, FAKALI se ha movilizado exigiendo la retirada de esta acepción peyorativa, toda vez que siempre le ha parecido inverosímil que una institución considerada como la máxima expresión del conocimiento y la intelectualidad de España refuerce el discurso discriminatorio y racista hacia los gitanos y las gitanas.

El mensaje mediático de Fakali en pro de esta honesta reivindicación, amplificado durante la celebración del Día de la Comunidad Gitana en Andalucía, no ha caído en saco roto. Su repercusión ha sido relevante. Y no tanto por su alcance y efecto en los distintos medios de comunicación, sino por su calado institucional. Una circunstancia aún más trascendente concretada en el compromiso público adquirido por la Junta de Andalucía, a la que FAKALI tralada su agradecimiento por sumarse a los distintos actos y reivindicaciones llevados a cabo por ésta y otras organizaciones sociales, de poner de manifiesto de manera oficial el rechazo que en la Comunidad Gitana de Andalucía produce la acepción respecto de las palabras "gitano/gitana" o "gitanada". Especialmente a su presidenta, Susana Díaz, por confiarnos personalmente su adhesión y su defensa de nuestra causa a la conclusión del Pleno del Parlamento de Andalucía del pasado 13 de noviembre, en el que se leyó una declaración institucional suscrita por todos los grupos políticos de apoyo al pueblo gitano.  

Un compromiso compartido por María José Sánchez Rubio y formalizado en la carta que la propia Consejera de Igualdad, Salud y Políticas Sociales dirigió el pasado 2 de diciembre al entonces director de la Real Academia Española de la Lengua, Sr. D. José Manuel Blecua (nueve días después accedió al cargo Darío Villanueva) por tal motivo y que ha tenido a bien enviar a Fakali para que quede constancia efectiva de su noble y justo propósito.

En su escrito, que reproducimos en su totalidad, Sánchez Rubio reconoce estar "al tanto del profundo rechazo que en la comunidad gitana de Andalucía produce esta acepción" por cuanto tiene que escuchar "de primera mano sus reivindicaciones y la problemática que tienen que ir sorteando, de forma cotidiana, para superar estereotipos profundamente enraizados que provocan en estas personas situaciones de desigualdad, dificultad para el ejercicio de sus derechos, cuando no problemas de verdadera exclusión social".

Por ello, y entendiendo que "la Academia de la Lengua no puede ser ajena a la posición de autoridad que representa ante la comunidad hispanoparlante, siendo en última instancia el árbitro por el que se juzgan las diferentes acepciones de la lengua, y su 'palabra' a estos efectos obra como 'Ley'", conmina a la institución lingüística a un "nuevo esfuerzo de reflexión por los canales académicos pertinentes" para que estas acepciones peyorativas "desaparezcan de nuestro léxico".

Porque, a fin de cuentas, como bien refleja la Consejera en una opinión compartida por esta Federación, "tan importante es que la Academia refleje en su diccionario los usos lingüísticos efectivos de la lengua española como que no contribuya a perpetuar usos que están hoy, afortunadamente, en franca regresión social. Y eludir este ejercicio de responsabilidad "atenta contra la igualdad de las personas en este país y en todos los países que configuran la Comunidad de la lengua española".