logotype

Tweets

Pacto contra el Antigistanismo

Pacto Contra El Antigitanismo

Estrategias de Intervención en Materia de Salud con la mujer Gitana

Estrategias de intervención

Estrategias de cooperación con las Mujeres Gitanas

Estrategias de cooperación

Las Mujeres Gitanas de Hoy

CD interactivo mara

La sociedad gitana en la prensa Andaluza

La sociedad gitana en la prensa andaluza

FAKALI CENSURA DE NUEVO LA ACTITUD DISCRIMINATORIA DE LA RAE

Esta Federación lamenta y condena las últimas y desafortunadas declaraciones del flamante presidente, Darío Villanueva, argumentando la negativa de la Academia a retirar la acepción peyorativa del término "gitano"

La Federación Andaluza de Mujeres Gitanas Y Universitarias de Andalucía (FAKALI) expresa su más enérgica indignación en nombre de todos los españoles gitanos y gitanas contra la Real Academia de la Lengua, y en especial contra su director, Sr. Don Darío Villanueva, por sus últimas declaraciones recogidas por la Cadena SER en las que trata de argumentar la negativa de la institución que representa a retirar la acepción peyorativa del término "gitano", definido como "trapacero": "Aquel que estafa u obra con engaño".

El señor Villanueva, en su intento de justificar un evidente acto de discriminación por quienes precisamente aseguran trabajar por la correcta y precisa utilización del lenguaje, emplea un texto de Aristóteles. Lo hace pretendiendo urdir una referencia argumental desde todo punto inaceptable e improcedente por cuanto el filósofo griego es también quien, en el capítulo 12 de la misma obra tomada para la cita, "Política", considera que la mujer estaba sometida al hombre, pero se encontraba por encima de los esclavos. Creía que la naturaleza ordenaba no sólo las diferencias físicas entre hombres y mujeres, sino también las diferencias mentales, entreniéndose en afirmar que, siendo "la pabara el fundamento mismo de la polis", había que privar de la misma a la mujer.

Nos parece, simplemente, impresentable. Cuanto más escuchamos las explicaciones y los subterfugios de la RAE y sus responsables más nos reafirmamos en nuestra posición de que quienes alardean de limpiar, fijar y dar esplendor a la lengua, considerados por algunos como la máxima expresión del conocimiento y la intelectualidad de España, no tienen el suficiente alcance para entender que los usos lingüísticos constituyen una herramienta sutil e impermeable sobre la que se amparan los discursos racistas, xenófobos y discriminatorios que llegan a condenar a un pueblo. En este caso, el gitano.

No entendemos por qué la RAE ha retirado con anterioridad acepciones homófobas de su diccionario, como las de la voz "maricón", y persista en su discurso discriminatorio y racista hacia los gitanos y las gitanas. Entonces nadie de la Academia habló de "censura". Se trataba (y se sigue tratando) de una cuestión de sentido común, educación, tolerancia, respeto, civismo y hasta empatía. No comprendemos su fijación con acepciones que han perdido su presunto significado y que han mutado en términos de desprecio que caracterizan más al que lo pronuncia que al que va dirigido, hasta el punto de recabar “documentación” que avale su reprobable postura.

Por eso, condenamos este comportamiento peyorativo en el que incurre la RAE, que incluso hace caso omiso a las peticiones expresas de rectificación de la Defensora del Pueblo, Soledad Becerril, y la Consejera de Igualdad, Salud y Políticas Sociales de la Junta de Andalucía, María José Sánchez Rubio. Para los defensores de la democracia y los derechos humanos en general, y para los gitanops y las gitanas españoles en particular, ni la RAE ni ninguna institucion tiene legitimidad para insultar a sus ciudadanos. Tanto es así que volvemos a exigir la retidada de la acepción "trapacero", recordando que seguiremos tomando las medidas que la Ley nos permita para defender nuestro derecho al honor, al respeto y a la dignidad.